Alfabetización Biblica: Comprendiendo Su Historia, Abrazando Su Historia, Compartiendo Su Historia

Todos somos formados por medio de historias.

Las historias son como pegadura.

Al igual que los imanes en la puerta de la nevera, se adhieren en la mente y corazón. Las historias despiertan las emociones que operan por debajo del radar de la mente. Las historias impactan cómo uno ve a Dios, a si mismo, a los demás y al mundo.

Las historias pasan sin ser vistas a través de las defensas mentales e imprimen la mente subconsciente con el bien y el mal, la verdad y la mentira, la fantasía y la realidad.

Las historias transportan significado, ideologías y valores.

Las historias creen, replantean y cambian la perspectiva de una persona, y por lo tanto, su comportamiento.

Las historias nos dan forma a las personas que somos.

Las historias de nuestra familia y la cultura (la tele, los libros), pasados y presentes, forman nuestras ideas sobre nosotros mismos, de la familia, de nuestro propósito e incluso de Dios. Estas historias “secundarias” audazmente tejen sus ideologías en nuestras mentes y distorsionan nuestra vida, edificando una realidad falsa donde:

El hombre es el centro del universo en lugar de Dios. La familia produce adultos disfuncionales que drenan la sociedad en lugar de edificarla.

Las relaciones son egocéntricas y, por lo tanto, fragmentadas y rotas.

La vida se enfoca en lo que es temporal en lugar de eterno.

Nuestros corazones claman por una gran meta-narrativa que trascienda nuestra historia que le de valor a sí mismo, es decir, a las relaciones, y el propósito de esta vida. Tal historia existe. Comienza con Dios, “En el principio Dios…” y termina con Dios, “Ciertamente vengo pronto.”

Esa historia deja las huellas digitales de Dios en la vida, las familias y la sociedad. Es una historia en la que:

Dios es el centro del universo;

El hombre tiene un propósito y dignidad;
La historia tiene un principio y un final;
Las pruebas y las tragedias se transforman en triunfo;
y La Esperanza prevalece y la verdad gana.

Algunos conocen los fragmentos de esa historia, pero aun menos saben la historia desde el principio hasta el fin.

Las historias secundarias reemplazan esa historia primaria cuando la luz de esa historia se oscurece. En consecuencia, el hombre no entiende el significado de la vida y desperdicia su vida.

El Entrenamiento Cronológico de la Biblia existe para soplar sobre las brasas de la historia de la Biblia hasta que arda en los corazones y las mentes del pueblo de Dios.

Las Historias, las vidas de los individuos, y la Biblia consisten en seis componentes:

El escenario (Todo el mundo tiene un contexto personal, familiar, local y global)
Los Personajes (Tanto las personas positivas y negativas son una parte de nuestra historia familiar, nuestra historia comunal, y nuestra historia global)
El Conflicto (Existe la agitación interna, entre familia, a nivel comunal, y en el mundo)
El Movimiento (La vida no es estacionaria. Cada día ofrece nuevos ingredientes de la historia)
La culminación ( Cada persona, familia, comunidad, local y global, llega a un punto de crisis)

Un fin

Inconscientemente queremos una historia mayor que la nuestra y sabemos que existe una historia así. Lamentablemente, nos conformamos con historias inferiores (los personajes de los libros, las comedias, los shows en vivo y las películas) y luego preguntamos como nos hemos convertido en el pueblo que somos – un pueblo completamente absorto en si mismo.

John Trapp advierte: “Como el agua prueba la tierra que atraviesa, así el alma saborea los autores que un hombre lee.” La misma verdad se aplica a las historias que vemos y oímos transmitidas en la pantalla grande y a los libros que leímos de varias fuentes. Como el agua prueba la tierra que atraviesa, así el alma saborea las historias en las que se involucran.

El agua filtrada a través de diferentes materiales produce el agua pura. Como el filtro purifica el agua, la historia de la Biblia purifica el alma de una persona. La historia de Dios filtra las escorias de la verdad y abre los ojos a la realidad espiritual, la necesidad de la redención. La Biblia nos revela al Dios verdadero que tiene una solución real para el problema real de las personas reales.

¿Qué sucede cuando los que están dentro la iglesia solo saben los retazos de Su Historia y no pueden contar su historia?

La inmoralidad sexual y la idolatría aumenta tal como la comprensión de Dios, como El se ha revelado por medio de las escrituras se pone tenue.

Cuando la gente no conoce al Creador de la Vida y Su Historia, la vida simplemente no tiene sentido.

La gente vive vidas narcisistas cuando Dios no esta en ninguno de sus pensamientos.

Debemos conocer Su Historia para conocerlo y vivir una vida con propósito y significado.

Debemos conocer Su Historia para que podamos pasarla a la siguiente generación.

No podemos transmitir a los demás lo que nosotros no poseemos en nosotros mismos.

Por lo tanto, debemos conocer Su Historia.

5 respuestas a Alfabetización Biblica: Comprendiendo Su Historia, Abrazando Su Historia, Compartiendo Su Historia

  1. Maria Libertad Poleo dijo:

    Hermana Iva, en febrero recibí de usted el Taller de las 14 Eras, cuando estuvo en Venezuela, quisiera enviarle una carta (Esta en ingles) por favor envíeme una dirección de correo. Gracias y bendiciones de Dios para usted y su ministerio.

    Me gusta

  2. Gloria a nuestro Dios! Me alegra saber que estan compartiendo y entrenando a mas personas. Todo para Su Gloria! Adenlante solados de Cristo!
    Bendiciones, Maria

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s